0

Eficacia de la ayuda

Lingua/Idioma: Italiano

DOCUMENTOS Eficacia de la ayuda Introducción

EFICACIA DE LA AYUDA

El debate surgido en los últimos años alrededor de la eficacia, armonización y coherencia de las políticas de ayuda, así como a las alternativas financieras para el futuro de la cooperación al desarrollo, vio concretarse ideas y posibles soluciones durante la Conferencia de Monterrey, México.

Conferencia de Monterrey

La conferencia ha visto reunidos en Monterrey, entre el 18 y el 22 marzo 2002, unos sesenta jefes de Estado o de Gobierno en representación de Países del Norte y del Sur, el presidente de la Asamblea general y el secretario general de las Naciones Unidas, y también los responsables del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Organización Mundial del Comercio.

La presidía el presidente de México, Sr. Vincente Fox. La presidencia de la UE estaba representada por los Señores Aznar y Piqué i Camps, respectivamente presidente del Consejo europeo y presidente del Consejo de la UE, mientras que la Comisión europea estaba representada por los Señores Prodi y Nielson, respectivamente presidente y miembro de la Comisión.

La conferencia adoptó el así llamado «Monterrey consensus«, un documento en el cual están indicadas las medidas a adoptarse a nivel nacional e internacional para garantizar condiciones de vida más aceptables para las poblaciones de los Países pobres. En particular, son indicadas las fuentes de financiación que deberán concurrir para el conseguimiento de los objetivos del Milenio:

  • los recursos financieros nacionales de los Pvd;
  • las inversiones directas extranjeras y los otros flujos privados;
  • el comercio internacional;
  • la ayuda pública al desarrollo;
  • la reducción de la deuda;
  • las fuentes innovadoras de financiación, entre las cuales la “de-tax” introducida en el 2003 por el Gobierno italiano en su ordenamiento.

Los jefes de Estado o de gobierno exhortaron a estrechar una nueva asociación entre Países ricos y Países pobres, en base a la cual los primeros darán un mayor aporte financiero al desarrollo de los segundos, adoptando entre otros elementos, medidas de apertura de los propios mercados a los Países pobres, los cuales, deberán adoptar a nivel nacional medidas para la actuación de reformas estructurales, fiscales y administrativas, para acrecer su capacidad de gestión a nivel microeconómico y macroeconómico, promover el ahorro interno y atraer los capitales externos necesarios para el desarrollo social y económico.

A los Países pobres se solicita poner orden en sus financias públicas, adoptando iniciativas para combatir la corrupción y favorecer la transparencia en la gestión política, administrativa, fiscal y económica.

Se subraya también el esfuerzo que estos Países deberán cumplir en muchos sectores, en particular para movilizar los recursos nacionales, adoptar a nivel nacional políticas macroeconómicas racionales, che tengan cuenta de la necesidad de garantizar la sostenibilidad de las políticas de balance a través de la equidad fiscal y administrativa y, finalmente, reorganizar los gastos públicos sin substituir las inversiones productivas privadas.

Lea el documento adoptado en Monterrey: “Monterrey consensus

Después del encuentro llevado a cabo en 2002 en la capital del Estado mexicano del Nuevo León, las problemáticas de la coordinación de las políticas entre los donantes, de la armonización y de la eficacia de la ayuda han encontrado espacio en algunos importantes Fórum de carácter internacional. A continuación se reenvía a los documentos adoptados por el  Fórum de Roma (2003) y por el Fórum de Paris (2005).

A los encuentros multilaterales de alto nivel llevados a cabo en Roma y París, siguió el Accra, Ghana, en Septiembre de 2008, al cual participaron los representantes gubernamentales de más de 100 países. Durante las sesiones, se debatió, entre otras cosas, sobre la cuestión de la eficacia de las ayudas y la necesidad de acelerar y profundizar la implementación de las directivas dictadas por la Declaración de Paris de 2005. También en esta ocasión Ministros de los países donantes y de los PVD, conjuntamente a los Representantes de las Agencias nacionales de cooperación, produjeron un documento en el cual se trazan las líneas guía a adoptar en el futuro próximo y se relevaron los problemas encontrados en la aplicación de las reformas sugeridas por el Fórum de Paris.

Accra 2008: AAA – Accra Agenda for Action (texto en inglés desde el sitio del Banco Mundial)

Italia ha definido sus orientaciones en materia de coordinación y coherencia de las políticas ya en el 2000, año en el cual se ha firmado el Acuerdo de Cotonou (Benín) con los países ACP (África, Caribe y Pacifico), en substitución de las Convenciones de Lomé.  El Acuerdo de Cotonou sobre la asociación con los PVD, firmado entre la UE y la ACP en 2000, define los principios guía a los cuales los países miembros de la UE se deben atener en la realización de las iniciativas de cooperación:

  1. el fortalecimiento de la apropiación (ownership) de la ayuda por parte de los Países en vías de desarrollo;
  2. la promoción de la participación de los entes no-estatales (Ong, sociedad civil);
  3. la coordinación y la complementariedad de las actividades de la Comisión y de los Estados miembros;
  4. el mejoramiento de la coherencia de las políticas (de desarrollo, agrícolas, comerciales, de inmigración);
  5. el mejoramiento de la calidad de las ayudas (la descentralización, la concentración por parte de cada donante de sus ayudas en un limitado número de sectores por País, la simplificación de los procedimientos, la utilización de indicadores que permitan evaluar de forma mejor los resultados).

 

Más información sobre el Acuerdo de Cotonou

Página oficial de la Cooperación Italiana sobre la eficacia de las ayudas

Leave a reply